Por qué llamar a todos es un error